SIMÓN BOLÍVAR: ENSAYO DE UNA INTERPRETACIÓN BIOGRÁFICA A TRAVÉS DE SUS DOCUMENTOS



SIMÓN BOLÍVAR: ENSAYO DE UNA
INTERPRETACIÓN BIOGRÁFICA A
TRAVÉS DE SUS DOCUMENTOS
Tomás Polanco Alcántara
Don Juan de Bolívar y Martínez de Villegas, en 1728, adquirió por medio de la Orden de San Benito, representada por el Abad del Monasterio de Montserrat, el derecho de
recibir el título de Marqués de San Luis. Pagó el precio de 22.000 ducados según la
escritura del Abad. Era esa una forma usada por la Corona, entonces en cabeza de
Felipe V, para ayudar al Monasterio en la búsqueda de los fondos destinados a mejorar
sus instalaciones. Don Juan falleció antes de recibir el título y en testamento cedió ese
derecho a su hijo mayor don Martín de Bolívar y Ponte.
Don Juan y doña Petronila procrearon en 1726, es decir ya entrado el siglo XVIII y
reinando en España por segunda vez don Felipe V, a don Juan Vicente Bolívar y Ponte,
quien morirá en 1786 a los sesenta años de edad. A don Juan Vicente, por la muerte de
su hermano Martín pasó el derecho de recibir el título de Marqués de San Luis, pero no
hizo gestión alguna en tal sentido.
Don Juan Vicente casó en 1773 con doña María de la Concepción Palacios y Blanco y
con ella, en 1775, viajó a España para discutir problemas de la herencia de don Pedro
de Ponte Andrade, su abuelo. De nuevo un miembro de la familia Bolívar recorría los
caminos del Atlántico.
Hasta ahora poca atención se ha prestado por los historiadores a don Juan Vicente de
Bolívar y Ponte, defensor del puerto de La Guaira en 1743, Procurador General de
Caracas en 1747, Teniente del Rey en 1759, Administrador de la Real Hacienda en
1765, Jefe del Batallón de Milicias Regladas en los Valles de Aragua en 1783, y junto
con el Marqués de Mijares y don Martín Tovar, uno de los pocos y extraños criollos que
expresaron simpatía por Francisco de Miranda.
Su biblioteca fue importante y su influencia social muy grande. Entre sus libros estaban
obras de Bossuet, Ordenanzas Militares, el teatro Crítico de Feijóo, las Comedias de
Calderón de la Barca, libros de Historia, etc. (11)
La presencia de Feijóo en esa Biblioteca no resulta sorpresiva sino que habla bien de su
propietario pues, como comenta Parra León, entonces "soplaba en Caracas el glorioso
aliento de Feijóo, cuya doctrina sobre la autoridad humana, con que se hizo . . . como él
decía, ciudadano libre de la república de las letras, sobre ser pasto corriente donde se
apacentaban los espíritus era mantenida con elogio en público y oficial de la
Universidad" (12).
Si ese hombre, don Juan Vicente, leía a Calderón, estudiaba las Ordenanzas Militares y
no le eran extraños Bossuet ni Feijóo, por lo menos debió de ser de aceptable formación
cultural.
No observó conducta regular y por el contrario, su agitada vida contrasta con la que le
correspondía como "persona principal" de su tiempo. Por tal motivo, en 1765, antes de
contraer matrimonio, fue canónicamente enjuiciado por el Obispo Diego Antonio Diez
Madroñero, acusado de llevar vida licenciosa y causar graves escándalos, "temido de
blancas y de indias, de doncellas y de esposas" (13).
Doña María de la Concepción Palacios y Blanco, nacida en Caracas en 1758, era hija de
don Feliciano Palacios y Gil de Arratia y de doña Francisca Blanco Infante y Herrera.
(14)
Las familias Palacios y Blanco, al igual que los Bolívar, estaban ligadas a la tradición y
vida de Caracas. Ya hemos visto que, de los otros Palacios y Blanco, don Esteban será
tutor y padrino de confirmación de Simón Bolívar y que don Carlos actuará como sustituto del tutor; más adelante indicaremos que don Pedro lo atenderá en España.
Doña Josefa casará con el después prócer José Félix Rivas.
Don Feliciano Palacios y Gil de Arratia, venido al mundo en 1730 y fallecido en 1793 era hijo de don Feliciano de Palacios Sojo y Gedler y de doña Isabel María Gil de Arratia y Aguirre.
Tenía una extensa biblioteca. Es un típico personaje del siglo XVIII. Sobrevivirá a su
yerno Juan Vicente Bolívar (fallecido en 1786) y a su hija María de la Concepción
(fallecida en 1792).
Existe un catálogo parcial de la Biblioteca de los Palacios que permite conocer las
preocupaciones intelectuales de los dueños de esa Biblioteca: agricultura, comercio,
navegación, economía, historia, gramática latina, instituciones canónicas, matemáticas,
religión, industrias, etc. Está la Riqueza de las naciones de Adam Smith, La Conquista
de Nueva España de Bernal Díaz del Castillo, el Tratado de las virtudes de Rivadeneira,
la Historia Natural de Buffon. (15)
Fuente: SIMÓN BOLÍVAR: ENSAYO DE UNA
INTERPRETACIÓN BIOGRÁFICA A
TRAVÉS DE SUS DOCUMENTOS
Tomás Polanco Alcántara

Entradas populares de este blog

Discurso sobre el titulo de libertador dado por la municipalidad de Caracas el 14 de octubre de 1813

Correspondencia Al general Sucre CARTA. Año 1826

DISCURSO EN LA SOCIEDAD PATRIÓTICA (Caracas, 4 de julio de 1811)