Campaña de Simón Bolívar – Liberación de Venezuela

Campaña  de Simón Bolívar – Liberación de Venezuela

El triunfo de Bolívar en la campaña de la Nueva Granada y la creación de la república de Colombia le aseguraban al Libertador ventajas tanto militares como políticas. Militares, porque disponía de una retaguardia que podía proporcionarle no sólo hombres, sino también dinero y recursos para reforzar y crear nuevos ejércitos para proseguir la campaña. Y políticas, pues la creación del Estado colombiano le daba nuevo status al conflicto: Ahora era una guerra entre dos Estados, el español y el colombiano, y no una guerra de carácter insurgente.
Bolívar debía entonces aprovechar esas ventajas y moverse con rapidez, pues su situación militar, a pesar de la liberación de la Nueva Granada y el establecimiento de un gobierno provisional en Santa Fe, era un poco comprometida. Los españoles aún tenían bajo su dominio toda la costa Caribe desde Venezuela hasta Panamá. En esta zona, tenían fuertes guarniciones en Caracas, Barcelona, Maracaibo y Cartagena. Además, en la zona sur, desde Popayán hasta Pasto se encontraban también fuerzas realistas, apoyadas por los habitantes del lugar. En su conjunto, en todas estas regiones los españoles contaban con cerca de 10000 hombres, la mayoría de los cuales estaban en Venezuela.
En contraste, las fuerzas de Bolívar apenas sumaban 6000 hombres en malas condiciones. Muchos de ellos se encontraban bajo el mando de Páez y el general Rafael Urdaneta cerca de la región de Cúcuta; y en el oriente de Venezuela existían grupos dispersos que no podían unificar sus fuerzas para acciones de mayor envergadura. A pesar de esto, los españoles no pasaron a la ofensiva, al considerar que los patriotas contaban con fuerzas superiores.
A finales de Enero de 1820, Bolívar asume el mando de las tropas en Cúcuta, con el objetivo de aumentar sus efectivos y evitar un posible desastre. Ordena a Páez que siga hostigando en los llanos a los españoles, esperando realizar una campaña rápida y tomar Caracas. Posteriormente, luego de su estadía en Bogotá, donde informa sobre la proclamación de la Gran Colombia, empieza a organizar junto con el general Urdaneta nuevas tropas con armamento que llega de fuera (Marzo a Junio de 1820).
Tanto Bolívar como el general español Pablo Morillo se mantuvieron a la defensiva durante el invierno, esperando auxilios provenientes del exterior. La situación para el oficial español se tornó difícil por la Revolución del 1 de enero de 1820, dirigida por el coronel Rafael del Riego, a favor de la constitución española de 1812. Por esta razón, los 25000 hombres que vendrían a reforzar el ejército expedicionario en América nunca llegaron, al involucrarse en la Revolución. A Morillo se le dieron órdenes de restablecer la paz por medio de la negociación, situación que Bolívar aprovechó al máximo, concentrando tropas perfectamente equipadas en la población de San Cristóbal.
En Julio de 1820 los realistas enviaron las primeras proposiciones para conseguir un armisticio, al cual responde Bolívar con prudencia y evitando que sus subalternos hagan acciones sin su permiso. Como base para las negociaciones, el Libertador exigió que España reconociera a la República de Colombia, lo cual fue rechazado. Sin amilanarse, Bolívar empezó a concentrar tropas en Cúcuta y la región de San Cristóbal, con la idea de ocupar Mérida y Trujillo y así forzar el armisticio. Estas poblaciones fueron ocupadas el 30 de Septiembre y el 8 de Octubre. Estas maniobras, junto con el hostigamiento de la caballería patriota a la retaguardia realista obligaron a Morillo a replegarse y ceder Barinas.
Pero, a pesar de estos avances, la situación de las tropas de Bolívar era crítica, pues los territorios ocupados no podían sostener por mucho tiempo a los soldados por la escasez de alimentos. Además, la anterior maniobra era arriesgada por la inminente posibilidad de que Bolívar quedase aislado y sin ningún apoyo ni reservas.
Afortunadamente para el Libertador, Morillo no hizo ningún avance, de modo que Bolívar pudo seguir negociando. Al mismo tiempo, el jefe español había solicitado su relevo a España, siendo aprobado en Septiembre; en su reemplazo se nombró como comandante al general Miguel de La Torre, que asumió el mando en Diciembre. Antes de que se hiciera efectivo el relevo, Bolívar y Morillo firmaron el 26 de Noviembre de 1820 tratados de armisticio por 12 meses y regularización de la guerra, con lo que finalizaba la Guerra a Muerte, vigente desde 1813. En estos tratados no se habló de manera explícita del reconocimiento a Colombia.
La vigencia del armisticio fue aprovechada por Bolívar para reorganizar y aumentar sus efectivos, mientras en el lado español la moral de las tropas disminuía. A ello siguieron nuevos avances de los patriotas, que ocuparon toda la zona desde Riohacha hasta el Apure y la Guyana, cercando a los realistas.
En Abril de 1821 Bolívar decide romper el armisticio y reinicia las hostilidades, so pretexto que España no había reconocido la independencia de Colombia; los españoles también reanudan las hostilidades, por el apoyo que se prestó a la ciudad de Maracaibo, que se sublevó el 28 de Enero de 1821, posteriormente ocupada por los patriotas. Bolívar decide hacer maniobras de distracción, comisionando al general Bermúdez una acción sobre Caracas en Mayo, con el objetivo de ocuparla.
Por su parte, Bolívar, luego de superar algunos inconvenientes respecto a la alimentación de las tropas, se unió a Páez en Valencia. Las avanzadas patriotas vencían a sus contrapartidas españolas capturando prisioneros y armas, mientras Bermúdez ejecutaba su acción de distracción.
La Torre, tratando de reforzar Caracas, vigilar a Bolívar y reagrupar sus tropas, vio cómo sus unidades se fragmentaban. Decidió entonces replegarse a San Carlos, mientras Bermúdez fue rechazado en su ofensiva a Caracas, a pesar del éxito inicial. El general español Morales, que se encontraba en el llano enfrentado a Páez, reocupó Caracas y luego pasó a la ofensiva contra Bermúdez derrotándolo; mientras Páez se unía a Bolívar, Urdaneta llegó de Maracaibo con 2000 hombres bien equipados (Junio).
Buscando el encuentro decisivo, Bolívar y La Torre se encontraron en el campo de Carabobo, donde se libró el 24 de Junio de 1821 la  batalla del mismo nombre, en la cual La Torre fue derrotado. Luego de este triunfo, el 29 de Junio Bolívar entró a Caracas, abandonada por los españoles. Posteriormente, Venezuela quedó bajo el gobierno conjunto de los generales Carlos Soublette, Mariño, Páez y Bermúdez.

Por último, hay que mencionar que Cartagena fue liberada por el general Mariano Montilla, apoyado por el coronel José Prudencio Padilla en Octubre de 1821, luego de prolongado asedio. Panamá se independizó sin derramamiento de sangre en el mismo año y se anexó a Colombia. Y a pesar de que Maracaibo fue reocupada transitoriamente por los españoles, Padilla la recuperó luego de una batalla contra la flota española (24 de Julio de 1823). La plaza de Puerto Cabello cayó en Noviembre del mismo año, luego del triunfo republicano.

Entradas populares de este blog

Discurso sobre el titulo de libertador dado por la municipalidad de Caracas el 14 de octubre de 1813

DISCURSO EN LA SOCIEDAD PATRIÓTICA (Caracas, 4 de julio de 1811)