Batalla de Carabobo

Batalla de Carabobo
Esta batalla fue una de las mejores que libró Bolívar frente a los españoles, en la cual no solamente puede observarse una gran concepción táctica, sino también el inconfundible valor de las tropas del Libertador y de los españoles, que en esta ocasión demostraron la bizarría de sus tropas. Fue una batalla tal y como se concebía en los principios de la guerra de ese entonces: Una gran batalla de rápida duración que fuera definitiva en la obtención del triunfo en la campaña general.
Carabobo fue la consecuencia final del reinicio de las hostilidades por parte de Bolívar, el cual, aprovechaba la creciente dificultad que encontraban los realistas en contener las acciones del Libertador y sus subalternos. El efecto era que las tropas realistas se encontraban dispersas y además estaban siendo superadas por las cada vez mayores fuerzas bajo el mando de Bolívar.
El mariscal de campo Miguel de la Torre, comandante de las tropas españolas en Venezuela luego de la retirada de Pablo Morillo, se encontraba disminuido de fuerzas al tener que enviar dos batallones de infantería a proteger Caracas. Además, en las filas realistas existían roces y rivalidades entre La Torre y el general Morales, veterano ya en Venezuela y Nueva Granada y que comandaba la caballería llanera. Esta disputa por el mando afectó anímicamente a las tropas a más de dificultar la coordinación de las tropas.
Al llegar al campo de Carabobo, los realistas tenían 5 batallones de infantería que sumaban más de 2500 hombres: Infante, Hostalrich, Burgos, Barbastro  y Valencey. Además tenían 4 regimientos de caballería: Húsares, Guías, Del Rey, y otros 4 escuadrones, un total de 1500 soldados. También tenían artillería.
Los patriotas contaban casi 4000 soldados de infantería y 2500 de caballería, aunque los datos, como lo menciona Arturo Santana, no son muy confiables para las tropas de Bolívar. El Libertador disponía de 9 batallones de infantería: Vargas, Boyacá, Tiradores, Bravos de Apure, Cazadores Británicos, Anzoátegui, Vencedor, Granaderos y Rifles. En cuanto a caballería, contaba con los escuadrones Lanceros de Honor, Cazadores Valientes y la Venganza, junto con otros cuerpos. No tenían artillería.
El campo de Carabobo dista de Valencia 24 kilómetros al suroccidente, después de cruzar el río Chirgua, la Serranía de las Tres Hermanas y la posición de Buenavista. Estaba rodeada por un bosque de chaparrales, la quebrada de las Manzanas y los barrancos de esta. En fin, puede decirse que es una sabana rodeada de bosques y colinas, en la cual ahora se encuentra un imponente complejo de monumentos en memoria de aquella acción.
El 24 de Junio de 1821 se encontraron los dos ejércitos, de los cuales el primero en haber llegado era el español, que había cubierto las rutas de acceso con su artillería y además estaba bien defendido en su flanco izquierdo. Bolívar, dándose cuenta de que el punto débil del dispositivo español era el flanco derecho, decidió realizar una maniobra envolvente con los batallones Bravos de Apure y los Cazadores Británicos, a eso de las 11 de la mañana. Esta acción desbarató la formación de La Torre, el cual, marchando con el Burgos, ocupó posiciones más elevadas que las de los patriotas, rechazando la maniobra y causando sensibles bajas a los patriotas.
La situación era especialmente difícil para los soldados del Bravos de Apure, hasta que llegaron las tropas del Cazadores Británicos, que luego de contener la ofensiva española pasan a cargar a la bayoneta. Posteriormente llega el batallón Tiradores y se puede forzar la entrada a la llanura, mientras se van rechazando los embates de la caballería española.
Posteriormente los escuadrones de caballería del Libertador entran en acción batiendo a la caballería enemiga, mientras Páez ataca a los batallones Burgos, Hostalrich y Barbastro, que se declararon vencidos.
La batalla duró menos de una hora, concediéndosele el triunfo a Bolívar y sus tropas. El batallón español Valencey, al ver la derrota, se retira hacia Valencia con la artillería, siendo perseguido por los batallones Rifles y Granaderos, los cuales antes han hecho rendir al Infante. El mariscal La Torre y el general Morales se retiraron con el Valencey, el cual, demostrando el valor de los soldados españoles, resistió los continuos ataques que le hicieron los lanceros patriotas, hasta la ciudad de Valencia, y pudo llegar a Puerto Cabello al día siguiente. La persecución se había detenido en Valencia al caer la noche.
Bolívar, para derrotar al Valencey y terminar con los últimos reductos de tropas españolas, decidió enviar tropas a Puerto Cabello y otros lugares.
En cuanto a las bajas, no se conoce exactamente el número de muertos, heridos y prisioneros. Entre los patriotas, lo cierto es que fueron sensibles las bajas en los batallones Bravos de Apure, los Cazadores Británicos y el Tiradores, a más de que en la persecución del Valencey cayeron muchos oficiales de la caballería. De los españoles, se salvaron 400 del Valencey; la caballería de Morales se dispersó, siendo en su mayoría capturados, junto con un gran parque y banderas.

Con esta batalla el Libertador pudo al fin liberar a su patria, Venezuela, que tanto sufrió por los estragos de la guerra. Ahora, al lado de la Nueva Granada, la Gran Colombia estaba adquiriendo forma. Sólo faltaba Quito para completar la unidad política de la nueva nación.

Entradas populares de este blog

Discurso sobre el titulo de libertador dado por la municipalidad de Caracas el 14 de octubre de 1813

DISCURSO EN LA SOCIEDAD PATRIÓTICA (Caracas, 4 de julio de 1811)