SIMÓN BOLÍVAR: ENSAYO DE UNA INTERPRETACIÓN BIOGRÁFICA A TRAVÉS DE SUS DOCUMENTOS



SIMÓN BOLÍVAR: ENSAYO DE UNA
INTERPRETACIÓN BIOGRÁFICA A
TRAVÉS DE SUS DOCUMENTOS
Tomás Polanco Alcántara

En ese viaje, en especial por su carga de dinero y mercancías, era necesario burlar la
vigilancia inglesa. Por esa razón el Almirante Alcalá Galiano dispuso que el San
Ildefonso, junto con las otras embarcaciones, subiera algo más por el Atlántico hasta
cerca de los bancos de Terranova y que, en lugar de acercarse a Cádiz, navegase por
las costas del norte para buscar el puerto de Santoña, donde arribó el 13 de mayo de
1799.
El viaje duró 115 días de los cuales pasaron 14 entre La Guaira y Veracruz, 46 en tierra
mexicana, unas horas en La Habana y 55 en el mar hasta Santoña.
Santoña, puerto ubicado a 47 kilómetros al este de Santander, dispone de una bahía
propia muy adecuada para sus fines y tuvo su tiempo de prosperidad hasta que ataques
franceses, a fines del Siglo XVII, casi acabaron con sus instalaciones. A finales del siglo
XVIII comenzó a recuperarse por el comercio con América.
Aunque es cierto que un joven de diez y seis años tiene, ordinariamente, una gran
capacidad de adaptación a nuevas circunstancias, la experiencia de un viaje marítimo
tan largo tuvo que causar efectos especiales en Bolívar. Aprendió las ventajas que
entonces tenía el uso del mar como medio de transporte, es posible que durante el viaje
haya nacido su interés por la astronomía al observar la forma como el barco era
conducido y comenzó a prepararse para una realidad que luego le sería característica, la
de tener que estar alejado de lo poco que le quedaba como familia.
Bolívar, al llegar a Santoña, debió partir inmediatamente para Madrid. Es casi seguro
que ese viaje fue directo, vía Burgos, sin serle necesario haber pasado por Bilbao en la
forma que han insinuado algunos historiadores. Fuentes Carvallo, en sus estudios sobre
la España de los tiempos de Bolívar, pudo comprobar que, tal como aparece en los
mapas de la época, era muy difícil, por no decir imposible, por la falta de caminos de
cómodo tránsito, viajar por tierra de Santoña a Bilbao, además de innecesario para quien
quería llegar rápidamente a Madrid(19).
Pedro Palacios informará a su hermano Carlos, desde Lisboa, el 5 de junio de 1799, cuál
fue el itinerario de su sobrino Simoncito: llegó a Veracruz, siguió a México, volvió a
Veracruz, siguió a La Habana, de esa isla "salió en convoy de embarcaciones de guerra"
y arribó a Santoña, "Puerto de la Vizcaya de donde ha corrido su ruta hasta llegar a
Madrid" (20).
La ruta Santoña-Madrid necesariamente debió impresionar al viajero por 105 cambios de clima, de alturas y de paisajes. Madrid tuvo que causarle sensación. Era algo distinto a todo cuanto había podido ver hasta ese momento.
Llegó a Madrid casi sin equipaje, tal como el 29 de junio y desde Madrid Pedro informa a Carlos: "Simoncito llegó derrotado y ha sido preciso equiparlo nuevamente". "Derrotado" significa, en buen español, "que anda con vestidos deteriorados o raídos". Era explicable que una trayectoria tan larga, sin servicios adecuados a bordo, hubiese causado tal efecto, especialmente en un viajero joven e inexperto.
La lista de ropa y accesorios hecha por el sastre madrileño llegó a costar la cantidad de
cuatro mil y más pesos y abarcaba una importante cantidad de vestimenta (21).
Esteban se encontraba encantado por la llegada de su sobrino a quien tanto quería. Sus
deseos eran atenderlo y hacerlo fe1iz (22).
La presencia del sobrino y la llegada de Pedro Palacios a Madrid obligó a los hermanos
Palacios a tomar algunas providencias, entre ellas la de formar casa aparte, por no
querer seguir ocupando "la de Mallo" donde al parecer vivía Esteban hasta entonces. Se
debe tratar de la de don Manuel de Mallo (23)De la carta de Pedro a Carlos, donde le
avisa tal circunstancia, no se deduce que Simón haya vivido en la casa de Mallo, como
muchas veces se ha creído, sino solamente que fue necesario para ellos contratar una
nueva casa.
Explicará más tarde que cuando él (Pedro) llegó Esteban vivía en casa de Mallo, pero
que penetrados de que "ya los tres con nuestros criados éramos una familia entera
resolvió separarse a pesar de Mallo", todo sin romper amistad y sin dejar de frecuentar la casa para comer (24).
De allí en adelante se encuentran dos líneas de opiniones e ideas en las cartas de los
hermanos Palacios, unas referentes al sobrino, otras a las propias actividades.
En cuanto al sobrino, la nueva forma de vida le produjo una cierta calma, al menos
temporal, que le permitió iniciar con provecho sus estudios. Así lo explica Pedro a Carlos diciéndole que Esteban lo tiene muy aplicado y él sigue con gusto y exactitud el estudio de la lengua castellana, el escribir en que está muy ventajoso, el baile, la historia en buenos libros y se le tiene preparado el idioma francés y las matemáticas. Está sujetico y observa mediana conducta o por mejor decir buena"(25).
El joven "sujetico", es decir tranquilo, se iniciaba en actividades que le gustarán por toda la vida: estudiar historia, bailar y hablar francés.
Como no era buena la situación de los Palacios en Madrid se les nota cierto interés en
cargar a la cuenta de Simón algunos gastos de la casa y por ello Pedro pide que se le
envíe a Simón licencia de su curador para hacer "apuntes, testamento y cualquier otras
disposiciones en orden a sus bienes".
Los señores Palacios Blanco vivían angustiados por los gastos crecientes y la poca
efectividad de las gestiones que estaban realizando.
Fuente: SIMÓN BOLÍVAR: ENSAYO DE UNA
INTERPRETACIÓN BIOGRÁFICA A
TRAVÉS DE SUS DOCUMENTOS
Tomás Polanco Alcántara

Entradas populares de este blog

Discurso sobre el titulo de libertador dado por la municipalidad de Caracas el 14 de octubre de 1813

Correspondencia Al general Sucre CARTA. Año 1826

DISCURSO EN LA SOCIEDAD PATRIÓTICA (Caracas, 4 de julio de 1811)