JURAMENTO EN EL MONTE SACRO


JURAMENTO EN EL MONTE SACRO
(Roma, 15 de agosto de 1805)
Juramento hecho por Simón Bolívar en Roma, Italia, el 15 de agosto
de 1805, a la edad de 22 años. Se encontraba Bolívar en compañía de
su maestro Don Simón Rodríguez y Fernando Rodríguez del Toro.
En este lugar, colmado de la Historia de la antigua Roma, Bolívar se
inspiró para lanzar al mundo su compromiso de liberar a la América
entera del yugo español.
JURAMENTO EN EL MONTE SACRO
Este texto del Juramento de Bolívar y Simón Rodríguez en el Monte
Sacro de Roma, el 15 de agosto de 1805, fue publicado por el colombiano doctor
Manuel Uribe Ángel, como palabras dichas a él por Rodríguez, en Quito, en
1850. El escritor Fabio Lozano y Lozano lo incluyó en su obra “El Maestro
del Libertador” (páginas 66-70). (Edición de París, 1913).
Después de la coronación de Bonaparte viajábamos Bolívar y
yo, en estrecha compañía y en íntima amistad, por gran parte del
territorio de Francia, Italia y Suiza. Unas veces íbamos a pie y otras
en diligencia.
En Roma nos detuvimos bastante tiempo. Un día, después de
haber comido, y cuando ya el sol se inclinaba al Occidente, emprendimos
paseo hacia la parte del monte Sagrado.
Aunque esos llamados montes no sean otra cosa que rebajadas
colinas, el calor era tan intenso que nos agitamos en la marcha lo
suficiente para llegar jadeantes y cubiertos de copiosa transpiración
a la parte culminante de aquel mamelón. Llegados a ella, nos sentamos
sobre un trozo de mármol blanco, resto de una columna destrozada
por el tiempo.
Yo tenía fijos mis ojos sobre la fisonomía del adolescente,
porque percibía en ella cierto aire de notable preocupación y concentrado
pensamiento.
Después de descansar un poco y con la respiración más libre,
Bolívar, con cierta solemnidad que no olvidaré jamás, se puso en pie
y como si estuviese solo, miró a todos los puntos del horizonte, y a
través de los amarillos rayos del sol poniente, paseó su mirada
escrutadora, fija y brillante, por sobre los puntos principales que
alcanzábamos a dominar.
¿Conque éste es —dijo— el pueblo de Rómulo y de Numa,
de los Gracos y los Horacios, de Augusto y de Nerón, de César y
de Bruto, de Tiberio y de Trajano?. Aquí todas las grandezas han
tenido su tipo y todas las miserias su cuna. Octavio se disfraza
con el manto de la piedad pública para ocultar la suspicacia de su
carácter y sus arrebatos sanguinarios; Bruto clava el puñal en el
corazón de su protector para reemplazar la tiranía de César por la
suya propia; Antonio renuncia los derechos de su gloria para
embarcarse en las galeras de una meretriz, sin proyectos de reforma;
Sila degüella a sus compatriotas, y Tiberio, sombrío como la
noche y depravado como el crimen, divide su tiempo entre la
concupiscencia y la matanza. Por un Cincinato hubo cien
Caracallas. Por un Trajano cien Calígulas y por un Vespasiano cien
Claudios. Este pueblo ha dado para todo: severidad para los viejos
tiempos; austeridad para la República; depravación para los
Emperadores; catacumbas para los cristianos; valor para conquistar
el mundo entero; ambición para convertir todos los Estados
de la tierra en arrabales tributarios; mujeres para hacer pasar las
ruedas sacrílegas de su carruaje sobre el tronco destrozado de sus
padres; oradores para conmover, como Cicerón; poetas para seducir
con su canto, como Virgilio; satíricos, como Juvenal y
Lucrecio; filósofos débiles, como Séneca, y ciudadanos enteros,
como Catón. Este pueblo ha dado para todo, menos para la causa
de la humanidad: Mesalinas corrompidas, Agripinas sin entrañas,
grandes historiadores, naturalistas insignes, guerreros ilustres,
procónsules rapaces, sibaritas desenfrenados, aquilatadas virtudes
y crímenes groseros; pero para la emancipación del espíritu,
para la exteripación de las preocupaciones, para el enaltecimiento
del hombre y para la perfectibilidad definitiva de su razón, bien
poco, por no decir nada. La civilización que ha soplado del Oriente,
ha mostrado aquí todas sus faces, ha hecho ver todos sus elementos;
mas en cuantoa resolver el gran problema del hombre en libertad,
parece que el asunto ha sido desconocido y que el despejo
de esa misteriosa incógnita no ha de verificarse sino en el Nuevo
Mundo.
Y luego, volviénsose hacia mí, húmedos los ojos, palpitante el
pecho, enrojecido el rostro, con una animación febril, me dijo:
¡Juro delante de usted, juro por el Dios de mis padres, juro por
ellos; juro por mi honor y juro por la Patria, que no daré descanso a
mi brazo ni reposo a mi alma, hasta que no haya roto las cadenas que
nos oprimen por voluntad del poder español!. (1)
-----------------------------------------------------------
(1) Texto Original tomado de: Simón Rodríguez, Obras Completas, Caracas, Ediciones
del Congreso de la República, 1988, t. II, pp. 375 – 378.
-------------------------------------------------------
Fuente: © Despacho del Presidente
Simón Bolívar, Ideario Político
Ediciones de la Presidencia de la República
Caracas - Venezuela, 2004
Depósito Legal: lf53320043203141
ISBN: 980-03-0342-1
Impresión: Italgráfica S.A.

Entradas populares de este blog

Discurso sobre el titulo de libertador dado por la municipalidad de Caracas el 14 de octubre de 1813

Cartas Año 1826 Magdalena, 4 de junio de 1826.

Correspondencia Al general Sucre CARTA. Año 1826