SIMÓN BOLÍVAR: ENSAYO DE UNA INTERPRETACIÓN BIOGRÁFICA A TRAVÉS DE SUS DOCUMENTOS



SIMÓN BOLÍVAR: ENSAYO DE UNA INTERPRETACIÓN BIOGRÁFICA A TRAVÉS DE SUS DOCUMENTOS
Basta la enumeración de las personas indicadas y la descripción de la casa para advertir que la situación del menor en ella no era exactamente cómoda. Además, Rodríguez hizo constar que el niño no podría, en esos días, asistir a la Escuela, distante varias cuadras, porque él, Rodríguez, estaba herido en una pierna y no podía caminar para acompañarlo (38) El niño, a los pocos días de estar en la casa de Rodríguez, exactamente el día 14 de agosto, la abandonó en una escapatoria encaminada a pretender ampararse en la del Obispo don Juan Antonio de Viana.. Don Carlos vuelve ante la Audiencia.. El Tribunal ordena al niño acatar sus instrucciones y le impone el régimen de vida que en adelante debía llevar: asistir puntualmente a estudiar, dar sus lecciones sin disipar el tiempo y sin distracciones, evitar todo aquello que fuere a perjudicar su buena enseñanza, ir alguno que otro día, por vía de recreo, a la casa de sus parientes, recogerse antes del toque de las oraciones y estar acompañado de sujeto que, por su edad, madurez y probidad, facilite la buena dirección del pupilo. El pleito sigue con graves imputaciones de Pablo Clemente y María Antonia para Carlos Palacios y de éste contra ellos. Las noticias llegan a Madrid. Esteban se solidariza con su hermano Carlos pues considera a Pablo Clemente y Francia "susceptible de toda especie de males, de principios muy humildes, poca vergúenza, ningún honor, una ambición desenfrenada... un monstruo de la sociedad".. Piensa que 'Carlos ha hecho bien "en extraer al niño de las manos de esa fiera" y teme que "ese bribón" pueda hacer con el caudal de Simón lo mismo que hizo con el de sus hijos (39). La orden de la Audiencia tranquiliza al niño, vuelve a la casa de Rodríguez y comienza a asistir regularmente a la Escuela Pública. Esas circunstancias hacen ver las dificultades muy serias que, en esta etapa de la vida de ambos, hicieron muy difícil la relación del niño Simón con Rodríguez: el niño se escapa de la casa de su tío cuando se entera de los proyectos de éste de trasladarlo a la morada de Rodríguez; pide encarecidamente a su Hermana que lo "saque" de la escuela donde Rodríguez era maestro; se niega, con violencia, a ir a la casa del mismo Rodríguez; una vez en ella, se escapa de nuevo y cuando una orden expresa de la Audiencia le obliga a permanecer en esa residencia, acepta quedarse, relativamente tranquilo, hasta que se da cuenta de que era próxima la renuncia de Rodríguez.. Da la impresión de haberse encontrado entonces lo que, en otra clase de asuntos, se denomina una solución "negociada".. En un acta levantada ante la Audiencia el 14 de octubre de 1795, el niño pide volver a la casa de su tutor, alegando temeridad y malos consejos como justificativos de su conducta anterior. Aparentemente a cambio de ello, Rodríguez atestigua que el menor "se ha aplicado a tomar la mejor enseñanza y manifestado un talento y luces muy regulares, obedeciendo en cuanto le preceptuaba sin haberle dado motivo de disgusto en el tiempo que lo tiene a pupilaje".. El menor ofrece volver regularmente a la Escuela Pública y el Tribunal, el día 16 de octubre, acepta lo propuesto pero impone a don Carlos que, como quiera que él debe viajar con frecuencia a sus haciendas, "solicite una persona de respeto, si fuere posible sacerdote, que esté a la mira y viva con el niño procurando su mejor educación y asistencia diaria". Tres días después, el 19 de octubre de 1795, Rodríguez renuncia a la condición de maestro de la Escuela Pública.. El trato escolar entre Rodríguez y el niño Simón fue, por tanto, accidentado, penoso, sin éxito y complicado. No tiene sentido magnificarlo o darle otro carácter bajo supuestas técnicas roussonianas. Los documentos que habrá que examinar después hacen ver que entre el tío Carlos y el sobrino Simón se rompió todo vínculo afectivo. Veremos más adelante cómo la conducta posterior de Carlos hace pensar que era de él y no de María Antonia de quien debía ser protegido el patrimonio del menor (40) . Siguió el niño como alumno de la Escuela Pública, que continuó bajo la regencia de don Guillermo Peigrón. Tomás Polanco Alcántara Fuente: SIMÓN BOLÍVAR: ENSAYO DE UNA INTERPRETACIÓN BIOGRÁFICA A TRAVÉS DE SUS DOCUMENTOS Tomás Polanco Alcántara 

Entradas populares de este blog

Discurso sobre el titulo de libertador dado por la municipalidad de Caracas el 14 de octubre de 1813

Cartas Año 1826 Magdalena, 4 de junio de 1826.

Correspondencia Al general Sucre CARTA. Año 1826