SIMÓN BOLÍVAR: ENSAYO DE UNA INTERPRETACIÓN BIOGRÁFICA A TRAVÉS DE SUS DOCUMENTOS



SIMÓN BOLÍVAR: ENSAYO DE UNA
INTERPRETACIÓN BIOGRÁFICA A
TRAVÉS DE SUS DOCUMENTOS
Don Francisco Marín de Narváez fue hombre de fortuna, señor de las minas de Aroa y
de Cocorote y con derecho a nombrar y remover Justicias en esas localidades.
Don Francisco Marín de Narváez, en su testamento, advierte que tuvo una hija natural,
llamada Josefa (Josefa Marín de Narváez), "en doncella muy principal con la cual pudo
casar sin impedimento alguno y cuyo nombre calla por respeto y consideración al linaje a que pertenecía".
La madre de doña Josefa, al quedar embarazada, siguiendo la costumbre del tiempo,
debió separarse de la sociedad e ingresar a un Convento. Al nacer la niña jurídicamente
se debía ignorar quien era su madre. Ello no fue obstáculo para que la niña, doña
Josefa, fuese bautizada en la Catedral de Caracas como blanca, asentada su partida en
los libros de bautizos de blancos y apadrinada por personas "de calidad".
La ignorancia acerca de quién fue esa "doncella principal", madre de Josefa, hizo surgir
una pregunta: ¿acaso era negra? La respuesta no interesa, desde un punto de vista
meramente de valor, sino para una sola finalidad, el conocer la verdad. No tiene ninguna
importancia histórica que en la ascendencia de Bolívar haya habido o no personas de
raza negra, tal como hubo vascos o pudo haber gallegos.
Es extraño, sin embargo, que un historiador considerado "hombre liberal, tolerante, con
gran respeto a los hechos y a los demás", como justificadamente califica a Don Salvador
de Madariaga la nota que la Editorial Es pasa Calpe utiliza para presentar la tercera
edición de su biografía de Bolívar, hubiese dedicado muchos párrafos para crear en el
lector cierta duda acerca de la "raza" de doña Josefa Marín de Narváez hasta llegar a
decir, con el solo enunciado de la misma cita del Testamento de don Francisco, que "la
probabilidad de que esta doncella principal era oscura no puede ser mayor " (9).
Para el señor Madariaga la presencia de esas personas en una familia "tan ilustre como
la de Bolívar" tuvo sólo una causa, el dinero. La presencia de la partida de bautizo en el
Libro de Blancos, no le parece argumento poderoso pues en su opinión "el rico tenía
medios para hacer bautizar como blanco a cualquier niño pardo y aun para trasladar al
libro de los blancos al niño ya inscrito en el de color" (10).
El señor Madariaga no presenta prueba de sus afirmaciones. Como quiera que el editor
de su libro explica, en la misma nota de presentación ya mencionada, que el autor basa
sus consideraciones "en la importante documentación consultada y también, en esa
propia e increíble intuición tan suya... quizá es obligado concluir que, faltando en este
caso la "documentación" lo afirmado por el señor Madariaga es producto de la "intuición" del autor.
Sin embargo es necesario examinar el tema para no contraponer afirmaciones a otras
afirmaciones.
Quizá el origen de la confusión reside en haberse casado, real y efectivamente y en
forma legítima, un hermano de doña Josefa, llamado Pedro Domingo de Ponte Andrade
Montenegro y Marín de Narváez con una "negra de calidad" llamada María Lorenza.
En ese tiempo, procrear un hijo sin previo matrimonio era motivo de rechazo social,
mientras que casarse con mujer negra y tener con ella un hijo no estaba prohibido ni
resultaba extraño. La partida de nacimiento o de matrimonio, según el caso y con el
acuerdo del padre y esposo, hacía constar el hecho para dejar establecida la filiación de
los hijos.
De haber sido negra la madre de Josefa y dados los tratos de la época, el calificativo de
"doncella muy principal", que le dio don Francisco, era imposible que le hubiese
correspondido. Tampoco habría habido razón social para ocultar su nombre. Pero, al ser
de verdad, dentro de los mencionados modos del tiempo, "doncella muy principal"
merecía "respeto y consideración" y don Francisco calla su nombre y se limita a decir,
con el mínimo de dignidad posible, que con ella pudo haberse casado "sin impedimento
alguno".
Don Francisco Marín de Narváez, en su Testamento, nombró a su hija Josefa única y
universal heredera. Con esa calidad y a la muerte de su padre, resultó ser ella la dueña
de toda la fortuna familiar.
Hubo entonces tanto conflicto por la guarda de la niña Josefa que su tía, doña María
Marín de Narváez, monja concepcionista, la llevó a su Convento. Quizá en ese Convento estaba su madre. A la muerte de doña María se reanudó el pleito que culminó con la designación de don Pedro Jaspe de Montenegro como tutor.
Estando Josefa bajo esa tutoría casó, en 1681, con un sobrino de don Pedro, el ya
mencionado don Pedro de Ponte Andrade y Jaspe de Montenegro. De esa unión nació
Petronila de Ponte Andrade y Marín de Narváez la esposa de don Juan de Bolívar y
Martínez de Villegas. Es harto improbable que don Juan de Bolívar, hombre rico,
orgulloso y de conocida prosapia, solicitante del Marquesado de San Luis, se hubiese
casado con doña Petronila de haber sido ésta una mujer de condición social no similar a
la suya.
Como efecto de ese matrimonio, no como causa del mismo, llegó a la familia Bolívar
toda la fortuna de Marín de Narváez y entre esos bienes la casa en Caracas donde
después nació el Libertador, las minas de cobre de Cocorote y las de Aroa.
Fuente: SIMÓN BOLÍVAR: ENSAYO DE UNA
INTERPRETACIÓN BIOGRÁFICA A
TRAVÉS DE SUS DOCUMENTOS
Tomás Polanco Alcántara

Entradas populares de este blog

Discurso sobre el titulo de libertador dado por la municipalidad de Caracas el 14 de octubre de 1813

Cartas Año 1826 Magdalena, 4 de junio de 1826.

Correspondencia Al general Sucre CARTA. Año 1826