Al general Santander Magdalena, 20 de marzo de 1826

Al general Santander
Magdalena, 20 de marzo de 1826.
A s. E. el general F. de P. Santander.
Mi querido general:
He recibido dos cartas de Vd. todas del 6 de enero que he visto con infinita satisfacción porque en ella me promete aceptar la vicepresidencia si el congreso lo nombra, cumpliendo con el voto nacional. Esto es todo lo que yo esperaba con deseo, con ansia e impaciencia. Doy a Vd. las gracias por esta promesa salutífera para Colombia. ¡Qué mensaje!!! Esto es bueno, esto es bello, esto es grande, como dice el Abate De Pradt. Vd. reúne en él la sequedad diplomática y oficial con las cosas útiles y las palabras hermosas. Me parece el mejor de todos los que ha dado la América, inclusive el mío del año pasado, porque este es más propio que el mío.
Muchas cosas he sabido que son realmente importantes. 1º Se asegura que la Europa nos reconoce de resultas de la recepción de Hurtado en el cuerpo diplomático en Londres. 2º La España debe reconocernos a costa de doscientos millones de pesos. Con igual cantidad se puede conquistar todo el país de los Borbones: es vender bien caro la libertad que hemos comprado con más sangre que dinero; primero el exterminio que tal sacrificio. 3º La toma de San Juan de Ulúa. 4º La toma de Chiloé por Freire. 5º Las disposiciones amigables de la Francia. 6º El buen espíritu que tienen ahora los exaltados de Venezuela; y últimamente, la insigne obra de De Pradt, con el título " Congreso de Panamá ". Todo esto reunido al estado próspero de las tres repúblicas hermanas me tienen algo más que encantado. Parece que me he remozado con los goces de la gloria y de la libertad. Qué momentos tan dulces estoy pasando: ellos pagan lo pasado y me prometen un porvenir eterno.
Las cosas de Buenos Aires y el Brasil van así, así: nada se hace de importante. De una y otra parte mando a Vd. gacetas y noticias. Vea Vd. la nota escrita del Brasil en que parece que no pintan al Emperador con muy fuertes medios de oponerse a nosotros; más contra Buenos Aires no le faltan recursos.
Pido oficialmente el permiso para ir a Bolivia a presentar mi constitución. Apóyelo Vd. fuertemente y mándemelo volando. Vd. crea que yo no vuelvo a Colombia tan pronto, porque se desploma todo el Sur, y por lo mismo, es indispensable que Vd. tome el mando para que todo no se pierda.
La misión de Guzmán es como se lo he dicho a Vd.; no sé si es de buena o mala fe, aunque Briceño, Ibarra, el marqués del Toro y mi hermana dicen que sí. Yo he respondido conforme a mi conciencia y si no fuera así, ¡qué vergüenza tendría de recibir alabanzas mentirosas como las que me da el Abate De Pradt poniéndome sobre todos los héroes! Siempre es mentiroso esto; pero su fundamento no lo es, porque ciertamente que yo tengo desprendimiento.
De Guayaquil me escriben tales cosas que no sé cómo concebirlas. He dicho a Pérez que comunique a Vd. los documentos. No se puede creer todo lo que me dice un tal López, pero yo creo que mucho hay de cierto en el fondo de la cosa.
El congreso de Buenos Aires quiere e insta por la proclamación de la República Bolívar. El general Alvear me propuso mil cosas y entre otras el de extender la República Bolívar por tratados hasta Buenos Aires y Chile. También aquí quieren ser bolivianos y quieren lo mismo que Alvear. De suerte que si oyéramos a estos señores no habría más que dos repúblicas, Colombia y Bolivia. También hay por aquí quien quiera imperio. Gual no me escribe nada, no sé por qué. Yo le he escrito dos veces quejándome de este silencio. Briceño me ha escrito una carta al llegar sobre el proyecto de Páez.
Soy de Vd. de corazón.
BOLÍVAR.
P. D. - Dicen que Rivadavia ha sido nombrado presidente del Río de La Plata y que el Paraguay se ha levantado contra Francia.


Entradas populares de este blog

Discurso sobre el titulo de libertador dado por la municipalidad de Caracas el 14 de octubre de 1813

Cartas Año 1826 Magdalena, 4 de junio de 1826.

Correspondencia Al general Sucre CARTA. Año 1826